EN ES

La personificación (y la personificación ordinal-lingüística)

La personificación consiste en atribuir características y cualidades humanas a los objetos inanimados o a los conceptos: género, personalidad, apariencia humana, gustos, sentimientos y relaciones con otros objetos o conceptos en su grupo, por ejemplo. Estas asociaciones se han creado en la infancia, son estables y tienden a no variar nada en toda la vida.

Los nombres utilizados para este fenómeno son la personificación ordinal-lingüística, la personificación lingüística-ordinal,  la personificación de secuenciassecuencia-personalidad o la personificación a secas. Dos de sus manifestaciones más comunes son la personificación de las letras y de los números.

A veces recibe el nombre de OLP, por sus siglas en inglés (ordinal linguistic personification). No me consta que se utilice POL o PLO por sus siglas en español todavía, pero supongo que todo llega.

Otro término que se ha utilizado es la sinestesia social.


¿Cuál es la prevalencia de la personificación ordinal-lingüística?

A día de hoy no hay cifras concluyentes, aunque parece ser un tipo de sinestesia relativamente común. Un interesante estudio por Amin et. al (2011) (en inglés) encontró que era bastante frecuente entre la población sinestésica: el 33% de los 248 sinéstetas entrevistados refirieron atribuir géneros y/o personalidades a las letras o los números. Sin embargo, al repetir la prueba después de algún tiempo solo el 10% describieron sus personalidades de forma suficientemente parecida para poder ser considerados auténticos personificadores de grafemas. Sean Day y Julia Simner/Emma Holenstein sugieren una prevalencia de algo menos del 5%. Sin embargo, a juzgar por las muchas referencias detalladas que se encuentran de este fenómeno, sospecho que la cifra fácilmente podría ser de más del 10% y que es uno de los tipos más frecuentes de sinestesia. La dificultad de diseñar una prueba simple y fiable para determinar el grado de consistencia (como las que existen para el grafema-color, por ejemplo) dificulta la obtención de una cifra representativa. 


¿Cuándo se considera sinestesia?

Ciertos tipos de personificación se consideran tipos de sinestesia, a pesar de tener algunas diferencias con lo que normalmente se acepta como tal: primero, que el concurrente sinestésico es figurativo o conceptual (normalmente la sinestesia provoca experiencias más abstractas como colores o formas geométricas), y segundo porque no parece ser exclusivo a las personas sinestésicas, aunque quizás sea mucho más común en estas últimas y se manifieste con más fuerza. (Para los tipos de personificación que no se consideran sinestesia, ver la descripción más abajo.)


Estos son los principales tipos de personificación que se consideran sinestesia: Son todas personificaciones de series o secuencias de elementos. Los enlaces llevan a la página sobre cada tipo.


La personificación de grafemas

Números

Letras

 

La personificación de otras secuencias

Días y meses

Colores

Objetos u otros elementos que forman parte de series o secuencias

Un ejemplo interesante de esta última categoría es:

La personificación de cubiertos (cuchillo, tenedor y cucharas)

 

La personificación de secuencias musicales

Notas, acordes y otras secuencias musicales

 

Y ¿cuándo no es sinestesia?

Aquí hay algunos tipos de personificación que NO se consideran sinestesia:

 

- la pareidolia (reconocer automáticamente caras y otros rasgos humanos en figuras inanimadas, como por ejemplo caras formadas por las puertas y ventanas de las casas o por grietas y marcas en las paredes, figuras de personas en las nubes o en el pan tostado, etc. Tiene más que ver con el reconocimiento de patrones, o un acto reflejo de memoria-predicción.)

 

- la compasión o simpatía por los objetos (esto ocurre con alguna frecuencia en las personas sensibles en general, las personas en el espectro autista y los sinestésicos. Consiste en tener actitudes como sentir tristeza por objetos que se hayan quedado solos, deseos de proteger un objeto dejado al frío, intentar dar un trato igualitario a todos los objetos y no favorecer uno sobre otro, etc. Es un hábito sensible y simpático que puede llevar a comportamientos perfectamente inocuos como por ejemplo comprar el último producto en la estantería del supermercado o alguno que esté roto o tener demasiado apego a los objetos personales y ciertas dificultades para prescindir de ellos, aunque también en algunos (pocos) casos más graves puede contribuir a trastornos como el síndrome del acaparador o el TOC (trastorno obsesivo-compulsivo).

 

- el pensamiento animista (la atribución de características humanas a peluches, muñecos y otros objetos queridos, que remite a la forma de pensar de los niños pequeños antes de que aprendan a distinguir claramente entre lo animado y lo inanimado. Cuando una persona le da un nombre a su coche o su ordenador probablemente es una manifestación de este tipo de pensamiento, por ejemplo. Solo se podría considerar un tipo de sinestesia si se aplica a series o secuencias de objetos, en personas que ya tienen otros tipos de sinestesia.)


No hay comentarios:

Publicar un comentario