EN ES

La sinestesia gustativo-táctil

También se puede llamar sabor-tacto o gusto-tacto



A algunas personas los sabores les producen un concurrente sinestésico. Aunque suelen describir su sensación como algo entre “ver” y “sentir”, en la literatura se lee muchas veces el término “sinestesia gustativo-táctil”. Un caso muy claro de lo que se puede llamar gustativo-táctil se describe en un libro pionero escrito en 1995 por el neurólogo Richard E. Cytowic. El libro, The Man Who Tasted Shapes (“El hombre que saboreaba las formas”), reavivó el interés en el estudio de la sinestesia, que en las décadas previas había menguado mucho a pesar de haberse estudiado por los investigadores científicos de varios países desde hace más de 100 años. El Dr. Cytowic cuenta como un conocido suyo que terminaba de preparar una cena para un grupo de amigos le contó que “no hay suficientes puntos en el pollo… ¡tendría que ser puntiagudo y me ha salido todo redondo!” Al darse cuenta de que esta sorprendente declaración podría ser un caso de sinestesia, se puso a investigar y finalmente escribió el libro, ayudando a que el tema se incorporara de nuevo a la investigación científica y a que naciera el estudio moderno de la sinestesia, que no ha parado de crecer y acumular interés desde ese momento. Las sensaciones de su anfitrión sinestésico Michael tienen un importantísimo componente táctil aunque también las percibe visualmente y a través de la propiocepción o consciencia del propio cuerpo. Aquí hay algunos extractos del libro:


“–¿Dónde sientes esas formas?, le pregunté.
–En todas partes– dijo, –pero sobre todo como si me frotaran la cara o como si las tuviera en las manos.
Yo seguí con mi cara de póquer y no dije nada.
–Cuando saboreo algo de sabor intenso –proseguía– la sensación me recorre el brazo y me llega hasta la punta de los dedos. Siento su peso, su textura, si está frío o caliente, todo. Lo siento como si lo cogiera con la mano.– Puso las palmas de las manos hacia arriba. –Claro que en realidad no hay nada– dijo, mirándose las manos. –Pero no es una ilusión, porque yo lo siento.” (p. 4)


“–¿Es una imagen mental que ves?– le pregunté.
–No, no– me respondió. –No veo nada. No me imagino nada. Lo siento en las manos como si estuviera delante de mí.” (p. 65)


“Las primeras veces que hablamos, él me explicó que sentía y a veces veía formas geométricas cuando saboreaba o olía la comida. Algunas de las formas, las puntiagudas por ejemplo, las sentía en todo el cuerpo. Otras, como las esferas que le creaban los pastelillos, solo las sentía en las manos. Muchas de las formas estaban a medio camino entre una sensación y otra, y las sentía en la cara, las manos y los hombros. Pero lo que más me intrigaba era la sensación que Michael tenía de que estaba cogiendo la forma con la mano, manoseando su textura o sintiendo su peso y su temperatura.” (p66)


De The Man Who Tasted Shapes, por Dr. Richard E. Cytowic (pub. The MIT Press)


El Dr. Cytowic también habla de la sinestesia de Michael en sus libros más recientes: hay, por ejemplo, un análisis de su caso muy detallado e interesante en el Capítulo 6 de Wednesday is Indigo Blue, (pp. 130-135).


Aquí hay otro ejemplo de alguien que percibe los sabores como una sensación táctil en la cara y las manos:

“Ciertos sabores me resultan afilados, rugosos o suaves. Incluso algunos me parecen “desenfocados”. Lo suelo sentir en la cara, pero a veces también en las manos. A lo largo de los años ha convertido la experiencia de comer en algo muy interesante.”

(Fuente: Esta entrada y comentario en la plataforma de debate online Reddit/Sinestesia. 2021. Original en inglés.)


Ir a la página sobre la sinestesia gustativo-visual (sabor-visión)


Ir a la página sobre la sinestesia sabor-color


Ir a la página sobre la sinestesia sabor-forma

 

Ir a la página sobre la sinestesia gustativo-auditiva (sabor-sonido)


Ir a la página sobre la sinestesia olfativo-táctil


Ir a la página sobre la sinestesia olfativo-visual (olor-visión)


Última actualización de esta página: 15 agosto 2021


No hay comentarios:

Publicar un comentario