EN ES

El olfato y los recuerdos; el sabor y la magdalena de Proust

El olfato es un poderoso sentido, capaz de transportarnos virtualmente a los mundos de nuestros recuerdos e incluso a lugares donde nunca hemos estado. Ningún otro sentido es capaz de evocar imágenes y sensaciones tan inmediatas y emotivas como el olfato. Gracias a su “conexión directa” con el sistema límbico del cerebro, que procesa emociones, recuerdos y reacciones fisiológicas, y a la red de conexiones cruzadas entre la amígdala, el bulbo olfatorio y el hipocampo, que vincula al olfato con las emociones y la memoria, disfrutar de estos placeres está al alcance de todo el mundo. No es un tipo de sinestesia… pero se puede decir que posee algo de su fuerza y su magia.


Aquí hay un buen artículo general sobre el tema, en la revista online Psicología para todos.


Este efecto también puede ocurrir con los sabores. Un ejemplo es la famosa “magdalena de Proust”, donde en la novela À la recherche du temps perdu (En busca del tiempo perdido) el autor Marcel Proust cuenta que saborear una magdalena y una taza de té transporta poderosamente a su personaje a una escena de su infancia:

“En el mismo instante en que ese sorbo de té mezclado con sabor a pastel tocó mi paladar… el recuerdo se hizo presente… Era el mismo sabor de aquella magdalena que mi tía me daba los sábados por la mañana. Tan pronto como reconocí los sabores de aquella magdalena… apareció la casa gris y su fachada, y con la casa la ciudad, la plaza a la que se me enviaba antes del mediodía, las calles…”

(Fuente: Marcel Proust, citado en este artículo.)


Curiosamente, en las primeras versiones del manuscrito de la novela el dulce en cuestión era una tostada con miel y luego una galleta, antes de tomar su forma definitiva de magdalena. Hay un interesante artículo sobre el tema aquí.


Ir a la página sobre la sinestesia olfativo-visual (olor-color/forma/ubicación)

Ir a la página sobre la sinestesia olfativo-auditiva (olor-sonido)

Ir a la página sobre la sinestesia olfativo-táctil


No hay comentarios:

Publicar un comentario