EN ES

La sinestesia tacto-espejo

También se puede llamar toque-espejo



El tacto-espejo se considera un tipo de sinestesia, a pesar de no cumplir estrictamente con todos los requisitos para serlo. Se define como la experiencia consciente de sensaciones táctiles inducidas por la visión de acciones de tacto sobre otra persona, percibiendo estas sensaciones en la misma parte del cuerpo que la persona observada. Es esta localización específica de las sensaciones físicas que lo diferencia de la empatía del dolor (dolor indirecto o dolor vicario), que no se percibe la misma parte del cuerpo que la observada.


Algunos ejemplos de tacto-espejo son ver como una persona le acaricia la cara a otra y sentir al mismo tiempo la sensación de una caricia en la propia mejilla; ver en un vídeo como un hombre le da un cabezazo a otro y sentir una fuerte, repentina y desagradable sensación de dolor en la propia frente; ver como un corredor se cae en una carrera y sentir fricción y dolor en las rodillas, que ha sido la parte que ha tocado el cemento del suelo; o observar en una película violenta como alguien es apuñalado en el pecho y sentir un dolor en exactamente el mismo lugar del pecho. La sensación espejo puede ser fuerte aunque obviamente no llega a ser de tanta intensidad como la sensación original cuando se trata de golpes fuertes y accidentes graves, y las diferentes sensaciones pueden ser por ejemplo un pequeño “calambrazo” (como el típico del dolor vicario), un hormigueo muy localizado o una sensación de punzada, fricción o corte en la piel, siempre en la misma parte del cuerpo que la que se está observando y con una duración de unos segundos.


El tacto-espejo es involuntario, automático, inmediato y tiende a ser desagradable (no siempre, aunque es lógico que lo sea ya que refleja golpes, agresiones al cuerpo accidentales o deliberadas, contacto doloroso o caricias/tocamientos no necesariamente deseados por el observador). Sin embargo, la mayoría de las personas que lo tienen llevan una vida normal porque la condición es suficientemente leve para no ser excesivamente invasiva o bien han aprendido a desviar la vista cuando presienten que van a ver contacto, golpes, caídas, etc. Naturalmente hace muy difícil ver películas y vídeos violentos o donde hay excesivo contacto físico, recopilaciones de caídas y accidentes ("fails") y ciertos tipos de deporte.


El tacto-espejo se ha relacionado con las "neuronas espejo" o de la empatía, neuronas que se encuentran en la corteza premotora del cerebro y cuya función es reflejar la actividad que realiza otra persona. Descubiertas por Giacomo Rizzolatti en 1996, las neuronas espejo probablemente intervienen en el tacto-espejo, la empatía del dolor y el movimiento-espejo, aunque todavía no se conocen del todo sus mecanismos. Se puede leer más sobre las neuronas espejo en este artículo.


El tacto-espejo se siente principalmente en respuesta a lo que se observa en otros seres humanos, pero algunas personas también lo experimentan al ver golpes o tacto sobre animales o incluso máquinas (robots, pero también coches y elementos que no tienen aspecto humano) y otros objetos personificados.

 

Lo que hace el tacto-espejo similar y diferente a la sinestesia


Similitudes:

Hay un inductor y un concurrente. Se podría considerar un tipo de sinestesia visual-táctil, ya que el contacto físico que da lugar a la sensación espejo tiene que verse físicamente: pensar, intuir, recordar o leer sobre el contacto no lo provoca.

Es automático, involuntario y consistente.

Ocurre durante toda la vida, desde una edad muy temprana.

Afecta a un pequeño porcentaje de la población (se ha estimado que un 1,5% - 2%, aunque parece ser que una razonable proporción de estas personas no tienen ninguna otra manifestación de la sinestesia, y si esto es el caso sugiere que se trate de otro tipo de fenómeno).

Diferencias:

No es idiosincrático: en la sinestesia, los emparejamientos inductor-concurrente son diferentes en cada persona (un mismo sonido sería rojo para uno y azul para otro, por ejemplo), mientras con el tacto-espejo todos tienen la misma reacción.

No es básicamente placentero, como la sinestesia suele ser. Aunque existen, hay pocos ejemplos de tener tacto-espejo y disfrutarlo como algo positivo, que tiende a ser el caso con la sinestesia.


Aquí hay algunas descripciones hechas por personas con tacto-espejo:

 

“Si veo que una persona le da a otra un golpecito en el hombro para llamarle la atención, por ejemplo, durante unos segundos se me queda la sensación en mi propio hombro de… de como si lo hubiera tocado un fantasma. (…) Si veo que le dan a alguien una torta en la cara, siento (o asocio, quizás) un leve hormigueo en la cara. Me había creído que lo que sentía era solo empatía, ya que a mí también me han dado una torta en alguna ocasión.”

(Fuente: Esta entrada en la plataforma de debate online Reddit/Sinestesia. 2019. Original en inglés.)


“Una de las experiencias más raras de las que me acuerdo fue cuando era pequeña. Estaba viendo una película donde dos personas se besaban, y sentí la sensación de un beso en los labios. Como nunca me habían besado en los labios fue una sensación extraña cuando menos.”

(Fuente: Esta entrada en la plataforma de debate online Reddit/Sinestesia. 2019. Original en inglés.)

 

“En un congreso (que era sobre la sinestesia, por cierto) proyectaron una diapositiva que ilustraba la acupuntura. Empecé a sentir punzaditas muy fuertes por todo el cuerpo y me enfadé mucho que alguien pudiera mostrar una imagen así en un congreso donde probablemente entre el público había unas cuantas personas con tacto-espejo!”

(Fuente: Pau 365, mi propia experiencia)

 

Voy a aportar otra experiencia que creo que es interesante porque demuestra dos cosas: 1. que en el tacto-espejo el aspecto visual es necesario para poder sentir la sensación espejo, por lo que se podría considerar una sinestesia visual-táctil, y 2. que aunque el tacto-espejo suele ser algo desagradable, a veces puede ser todo lo contrario.


“Hace dos veranos iba cada día a la piscina. Para entrar al recinto tenía que pasar al lado de las canchas de pádel, donde siempre estaba el mismo grupo de señores jugando. Me di cuenta de que cuando los observaba, verles golpear la pelota con la raqueta me daba una sensación muy placentera en la mano, que se propagaba por el brazo, como si golpeara yo la pelota pero sin hacer ningún esfuerzo. Uno de los jugadores era zurdo y funcionaba mejor si le observaba a él, ya que la mano izquierda es la que yo elegiría para usar una raqueta. Me gustaba tanto esa maravillosa sensación que cada mañana al pasar por la cancha me paraba allí a disfrutarla, aunque después de un rato me tenía que ir, no fuera a preguntarse el hombre por qué siempre lo miraba tanto. Lo más curioso del asunto era lo siguiente: que lo que me provocaba la sensación era ver el contacto entre la raqueta y la pelota, pero a veces resultaba que en el momento de golpear la pelota, desde mi punto de vista la raqueta desaparecía detrás de algún poste o árbol, y cuando era así no me venía la sensación. Sabía que la pelota se iba a golpear, pero si no lo veía físicamente no lo sentía.”

(Fuente: Pau 365, mi propia experiencia)

 

Algunos enlaces:

- Un libro interesante sobre el tacto-espejo (en inglés): Mirror Touch, por el Dr. Joel Salinas, un médico que “siente el dolor” de sus pacientes. Este artículo (en español) habla del libro y del fenómeno en general.

- En este blog hay la traducción de un artículo del investigador Michael Banissy.

Estudios (en inglés):

- “Mirror-sensory synaesthesia: Exploring ‘shared’ sensory experiences as synaesthesia” (B. M. Fitzgibbon et al, Univ. de Monash, Australia, 2013): un estudio muy completo sobre el tacto-espejo como sinestesia.

- “Why vicarious experience is not an instance of synesthesia” (N. Rothen y B. Meier, Univ. de Sussex, 2013): un estudio que argumenta que estos tipos de experiencia no encajan con la definición de sinestesia.


Fenómenos relacionados con el tacto-espejo:


La empatía del dolor (el dolor indirecto o el dolor vicario): la sensación de dolor en una parte del cuerpo al observar, recordar o pensar en el dolor de otras personas, pero no en la misma parte del cuerpo observada o figurada.


El tacto espejo con máquinas


El habla-espejo: oír hablar a otra persona causa la sensación en la boca y garganta de estar produciendo los mismos sonidos.


También consta que algunas personas saborean la comida que ven a otras personas llevarse a la boca (no saborean la comida al verla en el plato sino solo al observar a la otra persona ingerirla), que puede ser otro fenómeno relacionado.


Algunas personas con fuerte empatía con los demás pueden recibir sensaciones físicas en su propio cuerpo cuando intuyen que otra persona tiene alguna enfermedad, dolor, etc. Es algo altamente intuitivo, con lo cual a menudo sienten su sensación espejo (dolor, malestar, tensión...) en la misma parte del cuerpo que la de la otra persona afectada antes de haberse dado cuenta de que la persona que tienen delante está aquejada de algo. Estas mismas personas pueden ser excelentes masajistas, ya que sienten fácilmente dónde está la tensión en el cuerpo del paciente y sienten en su propio cuerpo el proceso de aliviarla.


La sinestesia emoción-táctilun tipo muy infrecuente de sinestesia donde las emociones inducen sensaciones táctiles en el cuerpo. Si ocurre al observar a otras personas o intuir sus emociones, se podría considerar que tiene relación con la sinestesia tacto-espejo.

 

Todos estos fenómenos pueden coexistir en las mismas personas que tienen el tacto-espejo propiamente dicho.


Nota: "Tacto-espejo" se puede escribir con o sin guion, o sea que tanto tacto-espejo y tacto espejo son correctos.


Última actualización de esta página: 20 agosto 2021


No hay comentarios:

Publicar un comentario