EN ES

La empatía del dolor

También se llama el dolor vicario, el dolor indirecto o el dolor-espejo

Generalmente NO se considera un tipo de sinestesia

 

En qué consiste

Consiste en una sensación física desagradable que se siente en una parte del cuerpo al percibir el dolor físico de otra persona (observándolo visualmente, leyendo u oyendo una descripción, o incluso pensando en ello). La parte del cuerpo afectada es siempre la misma para una persona en concreto, aunque varía entre diferentes personas (algunas siempre la sienten en las piernas mientras otras siempre la sienten en la ingle, por ejemplo).


No cumple con todos los requisitos para considerarse un tipo de sinestesia y normalmente no se clasifica como tal, aunque algunas opiniones sugieren que se debería incluir como sinestesia. Sin embargo se estima que puede afectar a entre el 17% y el 30% de la población en general (y las personas sinestésicas en total componen algo menos del 4%)2, con lo cual sería más lógico considerarlo un fenómeno paralelo. Tiene algunas similitudes con el tacto-espejo, este último afectando un porcentaje mucho menor de la población y siendo aceptado como un tipo de sinestesia por la gran mayoría de los investigadores (aunque no todos). A veces estos dos fenómenos se confunden y oímos a alguien decir que tiene tacto-espejo cuando en realidad se refiere a experiencias de empatía del dolor (ver la tabla más abajo para saber más sobre las diferencias).


Las personas que experimentan la empatía del dolor han referido sentirlo en las siguientes partes del cuerpo: parte de atrás de las piernas; ingle; pies; manos y pies; espina dorsal (en general o solo en la base); parte de atrás de los muslos y en las nalgas; espinillas; el cuerpo entero; antebrazos; estómago; muslos; piernas y brazos y un poco en la mandíbula; piernas y estómago; brazos y espalda; nuca y espina dorsal; zona lumbar y piernas; tobillos y pies…

 

Los tipos de sensaciones mencionados, que parecen ser siempre iguales en la misma persona, son un calambrazo que viaja por la zona afectada; un hormigueo; “ondas de malestar”, “como pequeños cortes por toda la piel”…

 

Algunas personas dicen que su aparición se limita a ciertos tipos de lesiones (solo se siente con cortes en la piel, por ejemplo), aunque la mayoría no hacen esta distinción. Solo se presenta ante dolor físico, no en casos de dolor emocional.

 

Aunque es habitual que el fenómeno ocurra ante el dolor de personas desconocidas, parece ser que su efecto es mayor cuanto más cercana es la relación afectiva con la persona que está sufriendo. Incluso las personas que no suelen experimentar nunca este fenómeno sí pueden sentirlo en algunos casos especiales, cuando se trata del dolor de un familiar cercano, pareja, etc. (un caso clásico es el dolor sentido por un padre en el momento del nacimiento de su hijo).

 

Algunas personas dicen que lo sienten también en respuesta al dolor de los animales, aunque no con todos. Parece que se da o no según el tipo de animal, y más cuando se trata de una mascota querida.


El fenómeno descrito aquí se ha relacionado con las “neuronas espejo” o de la empatía, neuronas que se encuentran en la corteza premotora del cerebro y cuya función es reflejar la actividad que realiza otra persona. Descubiertas por Giacomo Rizzolatti en 1996, las neuronas espejo probablemente intervienen en el tacto-espejo, la empatía del dolor y el movimiento-espejo, aunque todavía no se conocen del todo sus mecanismos. Se puede leer más sobre las neuronas espejo en este artículo.

 

Diferencias entre el tacto-espejo y la empatía del dolor

Tacto-espejo

Empatía del dolor

 

 

Para tener la sensación-espejo es necesario observar visualmente la acción de tocar, golpear, etc., en la vida real o en una grabación.

 

 

Se produce no solo al observar visualmente el dolor causado sino también al ver sus efectos o sus secuelas, escuchar hablar de ello, leer sobre ello, recordarlo, anticiparlo o simplemente pensar en ello.

Ocurre en el momento de ver estímulos dolorosos y también con otros estímulos táctiles.

Ejemplos:

Acciones táctiles sobre otra persona que causan dolor físico (golpes, puñetazos, disparos, apuñalamientos, cabezazos… no hace falta que siga, ¿verdad?).

Golpes de otros tipos (no solo los que hacen daño sino también los que tienen intenciones pacíficas como palmaditas en la espalda, alguien que golpea una pelota, etc.)

Otras acciones táctiles en general (caricias, palmaditas suaves, cosquillas, apretones de manos…)

Solo ocurre con el dolor físico (real, referido, posible o anticipado). No se produce con otros estímulos táctiles no dolorosos como caricias, golpes suaves, etc.

La sensación espejo está localizada en la misma parte del cuerpo que la parte afectada en la persona observada. Se corresponde con lo observado y no es idiosincrática. Así, si alguien se golpea una rodilla, todas las personas con tacto-espejo lo sentirán en la rodilla, o si le tocan en una mejilla todas lo sentirán en la mejilla.

La sensación espejo se siente consistentemente en una zona del cuerpo en particular, independientemente de la localización en el cuerpo del dolor que lo haya provocado. Es idiosincrática: algunas personas siempre sienten el dolor vicario en las piernas, por ejemplo, mientras otras siempre la sienten en la ingle. Algunas personas la sienten en dos zonas del cuerpo diferentes al mismo tiempo o en rápida sucesión.

Al afectar la misma parte del cuerpo que la observada, la sensación-espejo a menudo afecta un solo lado o un solo punto del cuerpo (una mejilla, por ejemplo).

La sensación-espejo está centrada respecto al cuerpo (la ingle, la espina dorsal…) o bien es simétrica (las dos piernas, los dos pies, etc.).

Es poco frecuente (se estima que afecta a un 1,5% de la población en general)1

Es relativamente frecuente (se estima que afecta a entre un 17% y un 30% de la población en general)2

 

1 Esta cifra viene del estudio de Ward, Banissy et al 2016, Common and distinct neural mechanisms associated with the conscious experience of vicarious pain

2 La cifra de 17% viene del estudio anterior de Ward, Banissy et al; la de 30% de Fitzgibbon et al 2012, Mirror-sensory synaesthesia: Exploring ‘shared’ sensory experiences as synaesthesia 

 

Aquí hay algunas descripciones hechas por personas que experimentan la empatía del dolor:

“Es una sensación extraña e incómoda. Cuando veo lesiones en otra persona me vienen calambrazos de dolor que me recorren las piernas desde las caderas hasta los talones. Da igual que sea una lesión real o figurada en una película o una novela: en el momento que leo sobre ella o la veo siento destellos eléctricos que me recorren las piernas. Si lo que veo me afecta profundamente, también siento dolor en el dorso de los brazos o en el pecho, siguiendo el recorrido de las dermatomas torácicas.”

(Fuente: CC Hart, médica y masajista sinestésica, en su página web, Vox Synaesthetica. Original en inglés. CC Hart llama a este fenómeno "la sinestesia del dolor".)


“Esto me pasa a mí, pero nunca había pensado mucho en ello. Cuando veo a alguien caerse inesperadamente (algo que sé que va a doler), siento un dolor agudo en las terminaciones nerviosas, principalmente en las manos y los pies. Como por ejemplo si me sale recomendado un vídeo de un skater que sale volando por unas escaleras. ¡No puedo ver esos vídeos donde la gente se hace daño porque siento dolor físico!”

(Fuente: Este comentario en la plataforma de debate online Reddit/Sinestesia. 2020. Original en inglés.)


Un ejemplo en respuesta al dolor en los animales:

“Siento dolor cuando se hace daño mi perro, pero no es así en el caso del gato de mi hijo.”

(Fuente: Esta entrada en la plataforma de debate online Reddit/Sinestesia. 2020. Original en inglés.)


Más enlaces:

Para saber más sobre este fenómeno (en español): Dolor: más que una experiencia física (en “Cerebro.social”, una web de divulgación científica en neurociencia social)

M. Rothen, B. Meier, Why vicarious experience is not an instance of synesthesia (en inglés)  

 

Tipos de sinestesia relacionados:

Tacto-espejo


Última actualización de esta página: 18 julio 2021

No hay comentarios:

Publicar un comentario