EN ES

La sinestesia grafema-sabor y grafema-olor

Incluye los tipos letra-sabor/letra-olor y número-sabor/número-olor


Son tipos de sinestesia muy infrecuentes.


Letra-sabor y letra-olor

No me constan casos de la sinestesia letra-sabor o letra-olor, pero el estudio Lexical-gustatory synaesthesia: linguistic and conceptual factors de Jamie Ward y Julia Simner (2003) especula que en la sinestesia léxico-gustativa (donde las palabras crean percepciones de sabores), quizás en algunos sinéstetas las sensaciones de sabor se produzcan en respuesta a una sola letra. Un ejemplo sería si todas las palabras que contienen la letra K supieran a cereales. Si la sensación de sabor se produce al leer la letra en una palabra escrita sería un caso de grafema-sabor, mientras si el sabor aparece cuando se escucha el sonido /k/ independientemente de cómo se escriba (con K, con C o con Q), estaríamos ante un caso de fonema-sabor. Esto también podría pasar con los olores en casos de sinestesia léxico-olfativa… pero son todos casos raros y por lo menos de momento no he podido encontrar ningún ejemplo real.

El otro caso de letra-sabor y letra-olor sería si alguien mirara las letras del abecedario y le vinieran sabores a la boca u olores a la nariz, específicas y consistentes para cada letra.


Número-sabor y número-olor

Oler y saborear los números es un tipo de sinestesia muy infrecuente, a pesar de que se cita muchas veces como ejemplo de sinestesia en artículos generalistas en revistas y páginas web, que a menudo arrancan con frases como “¿Hueles los colores o saboreas los números?” o “Los sinestésicos pueden tocar los sabores, oler los números o ver la música”, para dar un par de ejemplos reales. Claro que estas afirmaciones nunca se ven apoyadas por descripciones de casos reales porque son muy difíciles de encontrar.

El estudio de Sean Day sobre la prevalencia de diferentes tipos de sinestesia indica que puede haber un pequeño porcentaje de sinéstetas con número-sabor (0,26%) y no hay constancia de nadie con número-olor. En todos los tipos de sinestesia infrecuentes que involucran sabores y/o olores, el concurrente gustativo suele ser más común que el olfativo, y a menudo los dos se presentan juntos, a veces acompañados por otros como el color o el sonido. Parece que este tipo de sinestesia tiende a presentarse en personas con mucha “disposición sinestésica”, o sea con muchos tipos diferentes y de mucha intensidad. En el caso de la sinestesia número-sabor o número-olor es muy posible que haya varios concurrentes juntos, como se ve del primer ejemplo de los que siguen.


Aquí hay algunas descripciones hechas por personas con sinestesia número-sabor y/o número-olor:


“Para mí, algunos números tienen sonidos, temperaturas, personalidades, texturas, sabores o colores. Por ejemplo, el 16 tiene un sonido de tono alto como una campanilla, y sabe a glaseado.”

(Fuente: este comentario en el blog The Used Life. Original en inglés.)


“Los números más bajos de la escala numérica me provocan sabores/olores. El número 1 es amarillo y sabe a palomitas con mantequilla, el 2 es como chupachups de naranja pastel, pero el 12 es como un falso aromatizante de sandía. (....) De hecho, la mayoría de los números me huelen a aromatizantes de comida, como a los chupachups de plátano o los colorantes alimenticios.”

(Fuente: este comentario en el foro de la web AutismForums. Original en inglés.)


“El 1 sabe a tomate. El 2 a miel. Pero el 12 sabe a cebollas con sal.

Sin embargo, Uno sabe a la hierba recién cortada, Dos huele al calor del sol y Doce es un cigarrillo encendido. (…) A veces confundo las palabras porque tienen un sabor parecido, pero tienen una temperatura y un olor diferentes y también un sonido distinto…”

(Fuente: una interesante conversación con A.J.R., una persona con este tipo de sinestesia. 2020. Original en inglés.)


Ir a la página sobre la sinestesia léxico-gustativa (palabra-sabor)


Ir a la página sobre la sinestesia léxico-olfativa (palabra-olor)


Ir a la página sobre la sinestesia grafema-color


No hay comentarios:

Publicar un comentario